sábado, 18 de febrero de 2012

Te dejo

Eso le dije ya hace varios días interiormente al curriculum ya sea oficial o de cualquier tipo y se fue sin más, ni miró atrás así que doy por hecho que lo nuestro era una relación imposible!!

La veradad que tampoco es que lo tuviera super presente pero sí que era como un compañero invisible y cargante.
Día a día veo como mis peques se hacen grandes, florecen, deciden ser pequeños aún un poquito más y siguen adelante avanzando, cada uno a su paso.

El curriculum sólo me ha servido de una cosa: poenerme o poner expectativas estáticas a mis hijos y sentir el peso de su carga encima nuestro. Así que ( como padezco de la espalda y no me conviene llevar peso) decidí intentar relajarme y no hacerme listas ni nada por el estilo para este segundo trimestre.

Para el primer trimestre me hize una lista de las competencias a alcanzar según los libros de texto (que a su vez era según el curriculum oficial) para cada uno y a mitad de trimestre ya ni siquiera la miraba.
He pasado una época en la que me he dado cuenta que tengo que seguir más mis instintos y dejar que mis hijos también decidan y que aprendan a su ritmo. Eso no quiere decir que antes no lo hicieran sino que tal vez yo estaba pendiente de si habían aprendido esto o aquello y la presión que ellos no tenían, la tenía yo. Y eso se acabó, de todas formas con un poco de "savoir faire" se intuyen los aprendizajes por edades ya sea porque nos acordamos de nuestra infancia o por lo que sea así que no hacen falta listas ni tablas complicadas que rellenar.

En el curso 2010 ya decidí aflojar las cosas y adopté un enfoque más Steiner-Waldorf que nos ayudó y nos convino mucho. Quizás y no sé porque luego pensé que ya estábamos preparados para algo más formal y no. Lo que más nos conviene es una mezcla de todo ( como ya he dicho en repetidas ocasiones). A Damian le gusta trabajar con sus libros algunos días y no le veo el problema, ni tampoco lo veo si no los toca en toda la semana. A Nora le apasiona escribir y tampoco la voy a mantener atrás porque lo diga un pedagogo famoso.

El caso es que sabéis que? Mi padre tenía razón y es que hay que escuchar a los padres aunque tengas 31 años!! Tenemos que mirar a nuestros hijos y seguir con su nivel ya sea que avanza rápido o más paso a paso.

Así que oficialmente ..Bye bye curriculum!!

7 comentarios:

Silvia dijo...

:))

Maria Calderón dijo...

Hay materias, como las mates o la lectoescritura, donde lo lógico es ir al ritmo del niño, dejando que interiorice y haga suyas las enseñanzas.

Yo diría que las expectativas del currículo oficial pueden estar bien a partir de cierta edad. Creo que Azu decía en la comunidad que ella las seguía a partir del high school, o sea de los ¿12 o 14? -no lo tengo muy claro.

Lo más importante, después de todo, es que disfrutéis aprendiendo, sobre todo los niños.

Mi enhorabuena, pues.

1beso.

Sylvia dijo...

Está bien lo que dice Azu a partir de los 12 más o menos. Y está bien también hacer de tanto en tanto un repaso mental ( los padres digo) por si hay alguna lacuna importante pero sin tenerlo presente siempre.
Prefiero la evaluación permanente, ver que el niño avanza en sus aprendizajes es suficiente.

1beso a las dos!

Yvonne dijo...

Como me gusta leerte últimamente. Bien venida al club.

Petonetes.

Yvonne

Sylvia dijo...

Gracias Yvonne! Petons

Gemma (Belllver) dijo...

Jo penso que la mainada és prou intel·ligent per a saber què necessita i nosaltres, estant al seu costat, hem de ser prou vius i estar ben atents per a saber com els podem ajudar/guiar per a satisfer les seves necessitats.
Petons!

Sylvia dijo...

Dons tens tota la raó Gemma i he de dir qe en serveixes d'inspiració.

Tenía ganes d'escriure-ho,mai he sigut molt rígida però quan més passa el temps més em relaxo perquè com dius tú si estem ben atents podem guiar o ajudar en els seus aprennentatges.

Petons