miércoles, 11 de enero de 2012

mañana con Nora y ensalada de fruta

Ayer por la noche Damian se quedó en casa de los abuelos paternos a dormir. Me gusta que el hecho de que mis hijos no vayan a la escuela nos ayude a fomentar las relaciones con sus abuelos pues pueden pasar tiempo de cantidad y calidad con ellos. Pues bien, hoy seguramente habrá ido al huerto con el abuelo, a caminar cerca del río y habrá ayudado en el jardín.

Así que hoy tocaba mañana de chicas!! Tenía que salir a hacer recados en el banco y Nora y yo hemos ido a desayunar a una cafetería-pastelería del pueblo, luego hemos ido de compras ( mamá necesitaba botas nuevas) y al parque a pasear y aprovechar el sol.

Cualquiera que conozca a Nora sabe que si le preguntas por su comida preferida te dirá probablemente la pizza pero en realidad es una fan de fruta, le gustan todas!! En verano es capaz de comerse más de medio melón de una sentada!
Me encanta pasar tiempo a solas con mis peques, me maravillo de su individualidad, de su personalidad que va aflorando, me gusta conocerles!
Al llegar a casa ya habíamos decidido hacer una ensalada de frutas que nos ha salido muy buena y está esperando para el postre.

Me asombro aquí también cuanto ha aumentado la capacidad de Nora en la cocina, ya corta las frutas de manera transversal para que le salgan varios trozos juntos, maneja el cuchillo y el exprimidor ella sola y sabe los pasos a seguir para las recetas sencillas como esta.

Edito para añadir categoría de aprendizaje natural: Olvidé mencionar que mientras que hicimos la ensalada Nora estuvo practicando algo de mates. Éramos 4 a comer y estuvimos hablando de cuanto de las 2 peras nos tocaría a cada uno, luego con los gajos de mandarina los dividimos por 4 y luego al cortarlos por la mitad los multiplicamos de manera casi mágica!! En fín que fue una buena sesión de mates....y dulce!!

foto de google
 

1 comentario:

seeducansolos dijo...

Es un regalazo poder pasar tiempo con uno solo, ¿verdad? ¡Qué suerte poder disfrutarlos así a ratitos! Nosotros también intentamos repartirnoslos: así los conocemos mejor, charlan más, te cuentan sus cosas, puedo atenderlos tranquila, NO HAY GRITOS