lunes, 11 de marzo de 2013

Dos semanas

Hace algo más de dos semanas que no había publicado en el blog.  Han sido 2 semanas de cambios y adaptaciones duras por los giros que a veces da la vida.

Mi padre se ha marchado, se fue con mi madre a cuidarnos desde el cielo. Nos dejó una mañana sin poder despedirnos y han sido unos días muy complicados para todos. Aún lo echamos muchísimo de menos pero la rutina ( bendita ella!) nos ayuda.

Nos mantenemos ocupados con actividades cada día, salidas para ver a los amigos y nuevas lecturas y así día tras día poder adaptarnos a nuestra nueva vida.

Un día a raíz de un libro de lectura de N. nos pusimos a buscar cosas de New York y también cocinamos pretzels.


 
 Hace ya un mes que nos tomamos un respiro de nuestro planning habitual y formal. Dejamos que las actividades surjan con más naturalidad. No obstante después de charlar tanto con D. como con  N. decidimos seguir con algunas de sus rutinas puesto que ellos tienen interés y cada día leen en sus libros, trabajan con unos cuadernos de problemas que les gustan mucho y otros días escriben en sus libretas o hacemos un poco de inglés. Eso sin contar los experimentos de ciencia, las lecturas de historia, pintar, coser, modelar, dibujar, escuchar música de varios compositores etc

Valorando estos días sin seguir el planning  llegamos a la conclusión que igualmente hacemos de todo y nos sobra tiempo para jugar, pasear, cocinar, etc así que seguiremos por un tiempo de esta manera.






Hoy hemos dedicado la mañana a leer y a cocinar gnochis. Buscamos la receta con el tablet, los niños la leyeron y preparamos los ingredientes que no son otros que patatas cocidas, huevo y harina. Nos salió una comida muy rica.





 
 
N. progresa en lectura día tras día y ya va por su tercer libro de la misma colección.

 
En cuanto a D. se ha lanzado a la lectura de un libro de tamaño"importante" y lo está disfrutando mucho!
 
 
Nuestra lectura del momento la recordaré siempre ya que nos ha ayudado a sacar nuestras primeras sonrisas tras las lágrimas y también a reír que es una estupenda medicina.

 
Gracias Paddington!

6 comentarios:

paloma dijo...

Sylvia siento mucho que tu padre se haya marchado. Es verdad que la rutina ayuda y los niños....Ellos también estarán sintiendo su ausencia física pero suelen vivir la muerte de una manera muy natural.
Cuídate todo lo que puedas, permítete llorar y vivir tu duelo, aunque por desgracia ya lo has vivido con tu mamá.
Ellos están juntos de nuevo e interceden por vosotros.

Un abrazo apretadito.

paloma dijo...

Ah!! gracias por la recomendación del libro del osito, pues reirse un poco siempre viene bien....Lo voy a buscar.
Te paso este texto que se le atribuye a San Agustín y a mi me ayudaba cuando murió Kai.


"La muerte no es nada. Yo sólo me he ido a la habitación de al lado. Yo soy yo, tú eres tú. Lo que éramos el uno para el otro, lo seguimos siendo. Llámame por el nombre por el que me has llamado siempre, háblame como siempre lo has hecho. No lo hagas con un tono diferente, de manera solemne o triste. Sigue riéndote de lo que nos hacía reír juntos. Que se pronuncie mi nombre en casa como siempre lo ha sido, sin énfasis ninguno, sin rastro de sombra. La vida es lo que siempre ha sido. El hilo no está cortado. ¿Por qué estaría yo fuera de tu mente, simplemente porque estoy fuera de tu vista? Te espero....No estoy lejos, justo del otro lado del camino...Ves, todo va bien. Volverás a encontrar mi corazón, volverás a encontrar mi ternura acentuada. Enjuga tus lágrimas y no llores si me amas"

Paula dijo...

¡Siento muchísimo el fallecimiento de tu padre! Debe ser muy duro adaptarse a la vida sin él.
Muchos ánimos.

Céline dijo...

Un abrazo muy fuerte para todos y especialmente apretadito para tí.

Maria Calderón dijo...

Sylvia, lo siento mucho por vosotros. Un abrazo muy fuerte.

desdemicordilleradelosandes dijo...

un abrazo Sylvia !!! pues escribias con tanto cariño de él , que ya lo queriamos en Chile.
un abrazo .

Greisi